lunes, 26 de septiembre de 2016

Edificio de Madera, Sostenible, Saludable y Eficiente en Barcelona



En el distrito de Gracia, en pleno centro de Barcelona, se levanta el edificio más alto de la Ciudad Condal realizado sobre rasante exclusivamente de madera. Una vivienda proyectada cumpliendo el CTE y criterios para conseguir un Edificio de Consumo Casi Nulo (ECCN) con construcción sostenible y respetuosa con la salud de sus habitantes. Un ejemplo de ello es la madera de su estructura, un recurso natural y renovable que procede de bosques donde se realiza una gestión sostenible como garantiza el sello PEFC. La vivienda incorpora también un sistema de renovación de aire con recuperador de energía de alta eficiencia que permite ventilar la casa sin necesidad de abrir las ventanas; así como aerotermia, una fuente de energía renovable. 

House Habitat, empresa especializada en construcción sostenible en España, ha construido un edificio con estructura de madera de cinco plantas, el más alto de este tipo en Barcelona. Se trata de un edificio de cinco plantas, con una vivienda unifamiliar, situada en el distrito de Gracia, de 346 metros cuadrados construidos, levantada sobre un solar entre medianeras de 75 m2. 

Este proyecto innovador se ha abordado desde su origen con el objetivo de lograr la máxima eficiencia energética con la finalidad de conseguir sustanciales ahorros en facturas de suministros a lo largo de la vida útil del edificio. De ahí que en la construcción se hayan utilizado las técnicas y materiales más avanzados que cumplen con la triple premisa de lograr altos resultados en reducción de gasto de energía, sin menoscabar el entorno y perjudicar a la salud. A las ya conocidas prestaciones aislantes de la madera, se añaden aislantes naturales como la fibra de madera en panel. Las ventanas son de doble cristal y las persianas por el exterior para garantizar la hermeticidad de la vivienda. 


La vivienda incorpora un sistema de renovación de aire de doble flujo con recuperador de energía de alta eficiencia y una batería de agua para atemperar el aire que llega a las habitaciones, que permite ventilar la casa sin necesidad de abrir las ventanas de forma continua, garantizando salud, confort y eficiencia energética. La aerotermia, dota a la casa de agua caliente además de alimentar las baterías conectadas al sistema de Ventilación (Calidad del aire interior). Según los cálculos realizados, se estima que el gasto medio mensual en calefacción, refrigeración y agua caliente sea de 62 euros, correspondientes a un consumo de energía anual de 31 kWh/m2. 



Fuente original de la información AQUÍ.