martes, 7 de abril de 2015

Pasos a la hora de hacer la reforma de nuestra vivienda. Parte III



Paso número cuatro: Contratación.

Una vez que tengamos claro que presupuesto vamos a aceptar, a la hora de adjudicar la reforma a una empresa, debemos de realizar un contrato para la ejecución de los trabajos requeridos, en el que, el contratista se compromete a un resultado determinado a cambio de una contraprestación económica. El presupuesto aceptado, formará parte también de dicho contrato. 

Como norma general, en los contratos escritos figurará el nombre, dirección, teléfono, número de identificación fiscal, del cliente y de la empresa de reformas además de los siguientes puntos: 


-Clausulas contractuales.

-Precio final con impuestos incluidos.

-Forma de pago, debemos establecer de forma clara la manera en la que se efectuarán los pagos y es recomendable dejar una cantidad sensible para abonar después de la finalización de las obras. Cualquier pago debe estar justificado por el correspondiente recibo acreditativo.

-Plazo de ejecución, recogido de manera expresa, y para favorecer la seguridad jurídica.

-Compensaciones y penalizaciones, es importante que se pacten penalizaciones por retraso en la ejecución de la obra. Deben establecerse cantidades que cumplan una doble función de resarcir el daño que pueda causar el retraso a la vez que hagan desistir al contratista del incumplimiento.

-Etc...


Una vez completado estos pasos, ya pueden empezar las obras de reforma de nuestra vivienda.

A partir de aquí, es aconsejable seguir el funcionamiento de las obras, ya que con el presupuesto en la mano podemos ir comprobando que las obras se ejecutan con las medidas y materiales que en él aparecen.

Tal y como hemos podido ver en las últimas entradas del blog, reformar una vivienda es un proceso complejo, por eso es primordial dejarse asesorar por un buen profesional.

Contar con el apoyo de un técnico para la gestión de la licencia, aun sin ser necesario el proyecto técnico, puede ser de gran utilidad, ya que este conoce a la perfección el procedimiento, los formularios y la manera de completarlos; además, redactará la breve memoria que se solicite o ejecutará los planos que pida el Ayuntamiento. Todo ello con la tranquilidad que supone saber que el trabajo lo ha realizado un profesional que estará durante todo el proceso de reforma de la vivienda.