martes, 17 de marzo de 2015

Pasos a la hora de hacer la reforma de nuestra vivienda. Parte I



Una vez se ha decidido llevar a cabo la reforma de nuestra vivienda, hay que tener en cuenta una serie de pasos a seguir que ayudarán a evitar cualquier imprevisto.

En primer lugar, hay que determinar el alcance de la misma. Puede tratarse de una reforma sencilla, como acondicionar un baño o una cocina, cambiar puertas y ventanas o de una obra de mayor envergadura como puede ser una reforma integral que suponga un mayor esfuerzo, ya que el presupuesto para ejecutarla también es mayor.

Pues bien, para todos aquellos que se están planteando hacer una reforma en su vivienda, aquí encontrareis esos sencillos pasos que os comentaba, para que podáis acertar en la toma de decisiones que se os van a plantear a lo largo de todo el proceso.

Paso número uno: Planificación.


Para que la reforma sea un éxito, hay que planificarla con antelación y tener muy claro lo que se quiere hacer. Todo proyecto necesita de planificación, más aun cuando se trata de algo tan trascendental como el piso de uno mismo. Por eso es importante tomarse todo el tiempo que sea necesario para cuidar cada detalle, plazos, costes y posibles imprevistos.

Como punto de partida, y antes de buscar albañiles o pintores se debe definir bien que reformas se van realizar. Es decir, debemos de tener bien claro si solo vamos a modificar la decoración o los acabados o por el contrario si vamos a modificar la distribución de la vivienda, cambio de instalaciones, cambio de ventanas, modificación de los baños, etc… Estos trabajos son una gran molestia y merece la pena llevar a cabo los trabajos necesarios de una sola vez

Como segundo punto a tener muy en cuenta es la normativa. Cualquier obra debe ser comunicada al ayuntamiento, ya que es este organismo que otorga la licencia de obra menor o de obra mayor. Entendemos por obra mayor aquella que afecta a la estructura del inmueble (muros de carga), a la fachada o a los elementos comunes; así como las que amplíen el volumen del inmueble o impliquen un cambio de uso (un piso que se transforma en un local, por ejemplo).

El siguiente punto a tener en cuenta, debe ser la elección de los materiales a utilizar. Se debe buscar ofertas de material, acudir directamente a los almacenes de construcción, comprobar calidades (una buena pintura puede ser más cara pero necesitarás menos cantidad para cubrir la pared), etc. De esta forma se conseguirá abaratar el proceso.

Siempre es importante hablar con amigos y conocidos que hayan hecho una reforma. Su experiencia puede resultarnos útil a la hora de tomar una u otra decisión.

Es primordial dejarse asesorar por un buen profesional. Contratar a un técnico es muy importante para realizar una reforma de piso económica, puesto que un arquitecto o un arquitecto técnico podrán realizar un proyecto con distintas opciones de diseño, calidad y precio, y de este modo se pueden adaptar las ideas a los bolsillos de cada persona en particular.

Una vez definidas las mejoras que se van a realizar, es conveniente realizar un pequeño proyecto de la vivienda.

Paso número dos: Proyecto.




Es prácticamente imprescindible disponer del plano de la vivienda, en el que se detalle la distribución de la vivienda, la posición de puertas y ventanas, así como la ubicación de conducciones de agua, luz, gas, etc.

En el caso de no poder conseguir los planos originales, habría que dibujar un plano del estado actual de las estancias a reformar. Los planos con medidas e instalaciones existentes ayudaran mucho a planificar el proyecto de reforma.

Una vez que ya disponemos de los planos del estado actual, se debe trabajar en realizar los planos del estado reformado. Este punto tiene mucha importancia, ya que si lo que deseamos es modificar la distribución de nuestra vivienda, será mejor modificarlo sobre el papel que no luego a la hora de ejecutar estos trabajos, ya que sobre el papel se pueden realizar todas las modificaciones que se quieran sin incrementar el coste.

Una vez confeccionados los planos, debemos detallar en una pequeña memoria los trabajos a realizar, el orden y las calidades de los mismos.
Completando esta documentación, se debe de incluir una valoración económica de los trabajos que se quieran realizar. Este documento creo que es muy interesante, ya que, posteriormente será de mucha ayuda a la hora de pedir presupuestos a las empresas que nos realicen los trabajos.

Cuando más detallado sea este documento, más ajustado será el presupuesto que nos faciliten dichas empresas.

Este conjunto de documentos, en los cuales se definen y determinan con precisión las exigencias técnicas y características de la obra a ejecutar es lo que comúnmente denominamos proyecto.