martes, 27 de mayo de 2014

El paso del CAD al BIM


Hubo un tiempo, en el que en los estudios de arquitectura se dibujaba en papel y se produjo un cambio drástico al pasar de este método a dibujar en ordenador mediante CAD, pero en la actualidad, creo que se va a producir otro cambio muy significativo en la manera de llevar a cabo este proceso mediante lo que se denomina tecnología BIM.

Para definir un poco el significado de la palabra BIM, tomamos como referencia la definición que encontramos en wikipedia:

Modelado de información de construcción (BIM, Building Information Modeling), también llamado modelado de información para la edificación, es el proceso de generación y gestión de datos del edificio durante su ciclo de vida utilizando software dinámico de modelado de edificios en tres dimensiones y en tiempo real, para disminuir la pérdida de tiempo y recursos en el diseño y la construcción. Este proceso produce el modelo de información del edificio (también abreviado BIM), que abarca la geometría del edificio, las relaciones espaciales, la información geográfica, así como las cantidades y las propiedades de sus componentes.”


Se refiere a una nueva generación de programas que permite ir diseñando tridimensionalmente desde el inicio del proyecto e incorpora información en cada uno de los elementos, lo que permite ir cubicando y calculando costos al mismo tiempo que se va proyectando.

Son muchos los beneficios y ventajas de trabajar en BIM. Brinda la posibilidad de estudiar distintas soluciones con antelación a la realización de la obra: con un modelo construible, puede hacer prototipos virtuales de la estructura. Las partes implicadas en el proyecto pueden comprender y revisar el diseño más fácilmente, con lo cual se garantiza su precisión e integridad, visualizar y evaluar las alternativas en términos de coste y otros parámetros y podrán saber en todo momento cómo va a ser el estado final de su proyecto una vez construido. La eficacia de BIM, es mejorar la comunicación entre distintos actores del proyecto y obtener una mejor calidad en el trabajo.

El proceso de diseño vendría dado por varios pasos, desde el diseño general, pasando por el diseño de detalles, búsqueda de puntos de conflicto, coordinación de contratas y subcontratas hasta llegar al punto final que es la entrega de planos y modelos para la construcción. 

  
El modelado de edificios no viene a desbancar a los programas CAD, sino todo lo contrario. BIM permite vincular distintos tipos de leguaje que enriquezcan el modelo de trabajo. Lo que queda claro es que BIM está produciendo un cambio en la manera de diseñar y gestionar los proyectos de construcción.

En el mercado podemos encontrar diferentes software especializados para la elaboración y gestión de proyectos, que permite diseñar, proyectar, organizar y dirigir la construcción digital de la obra, integrando toda la información en un único modelo centralizado en 5 dimensiones (las 3 dimensiones físicas, la dimensión coste y la dimensión tiempo), agilizando la toma de decisiones y eliminando completamente los errores en base a un conocimiento global del proyecto a través del modelo.

Claramente estos procesos son largos, y sin duda el CAD será una herramienta útil para diseñar elementos que en BIM aún son muy complejos, pero cada vez tendrá menos sentido tiempo a una sección constructiva asignándole espesores y medidas, cuando en un modelo BIM basta con indicar por dónde hay que pasar el o los cortes en el modelo que ya está listo.