miércoles, 12 de marzo de 2014

Principales cambios en la actualización del documento básico DB-HE “Ahorro de Energía”



Mañana 13 de marzo entra en vigor el Documento Básico DB-HE “Ahorro de Energía”, del Código Técnico de la Edificación, de aplicación obligatoria para las obras de nueva construcción y para las intervenciones en edificios existentes para las que se solicite licencia de obra municipal. Desde septiembre hasta ahora, la aplicación de la norma era voluntaria.

En el que se introducen importantes modificaciones, como son la aparición de una nueva sección "HE-0 Limitación del consumo energético", una nueva redacción del "HE-1 Limitación de la demanda energética", y cambios importantes en la sección “H3: Instalaciones de iluminación”.

HE-0 Limitación del consumo energético

Esta es la novedad más importante que nos encontramos en el nuevo DB-HE. Una nueva sección que trata precisamente de limitar el consumo energético de los edificios de cara a acercarse hacia el objetivo de consumo casi nulo. Este límite se determina en función de su ubicación y su uso.

Para viviendas el documento utiliza una fórmula para calcular el consumo máximo de energía primaria no renovable de los servicios de calefacción, refrigeración y ACS en conjunto. En una vivienda unifamiliar de 140 m² habitables en La Bañeza (zona E), por ejemplo, no podremos pasar de  98,57 kWh/m²·año.

En cambio en edificios de otros usos, es decir no residenciales, que sean nuevos o ampliados obliga a que deban tener una eficiencia igual o superior a la clase B, hasta ahora se permitía hasta una D.

HE-1 Limitación de la demanda energética

La nueva redacción de la sección HE1 nos trae una nueva exigencia. No sólo tenemos que garantizar unos niveles de aislamiento que cumplan unos valores límite de transmitancia sino que la demanda total del edificio tiene que estar por debajo de unos valores. Para el ejemplo de la vivienda unifamiliar anterior en La Bañeza, la demanda de calefacción debe estar por debajo de 61,43 kWh/m²·año y la de refrigeración por debajo de 15 kWh/m²·año.

Los límites de  transmitancia máxima de la envolvente del edificio se hacen más exigentes en todas las zonas climáticas, sobre todo en las más severas. En la zona E, por ejemplo, necesitaremos para empezar a diseñar 8 cm de aislamiento en fachadas y 9 en cubiertas. Si tenemos puentes térmicos tendremos que aumentar estos espesores bastante.

Se aumenta la exigencia de aislamiento entre viviendas y las mismas con los espacios comunes. Ya no se exige una U=1,2 W/m²·K si no que se establece un valor máximo en función de la zona climática de invierno.

Han incluido un nuevo apéndice E para viviendas, donde nos dan unos valores orientativos de las transmitacias térmicas que deberían bastar para cumplir con las nuevas exigencias.  Especial importancia en este punto, ya que para la zona de La Bañeza tenemos que utilizar 14 cm de aislamiento en fachadas, 18 cm de aislamiento en cubiertas.

HE-3 Eficiencia energética de las instalaciones de iluminación

Los cambios en este apartado persiguen una mayor eficiencia, pero van a implicar un aumento sensible de la inversión inicial en las nuevas instalaciones. Además, ahora se exigirá cumplir esta sección a cualquier instalación de iluminación que se renueve en un edificio existente por pequeña que sea.

Cambian los valores límite de eficiencia energética de la instalación (VEEI) y desaparece la clasificación en zonas de representación y de no representación.

Otro cambio es que nos obliga a realizar una nueva justificación en cuanto a la limitación de la potencia instalada por metro cuadrado destinada a iluminación del edificio. Para ello nos inserta una tabla de valores límite en función del uso del mismo.

Por otro lado nos obliga a añadir al documento de justificación o memoria justificativa  de la potencia total, superficie total iluminada y W/m² totales del edificio.

 HE-4 Contribución solar mínima de agua caliente sanitaria

En este apartado no se han realizado grandes cambios, se simplifican las tablas de contribución solar mínima anual exigida para cubrir las necesidades de ACS, lo cual conlleva cambios en valores, ya que además y entre otras modificaciones se elimina también la tabla en caso de uso Efecto Joule y reduce los intervalos de Demanda total de ACS del edificio (l/d), quedando únicamente tres franjas: (50 – 5.000), (5.000 – 10.000) y (>10.000).

HE-5 Contribución fotovoltaica mínima de energía eléctrica

Tampoco hay grandes cambios en este apartado, se ha modificado la cuantificación de la exigencia del punto 2.2.1 a un valor fijo igual a 5 y se ha definido un mecanismo de cálculo estimado para obtener la energía en KWh tabulado a partir de la potencia en función de la zona climática.



En conclusión, las modificaciones de este documento son muy acertadas y van en la dirección del mínimo consumo energético en las viviendas, la pena, es que según se encuentra el sector de la  construcción en nuestro país, la aplicación de este documento no tendrá la repercusión que todos desearíamos.